Saltar al contenido

La Terapia Craneosacral Biodinámica

Los aspectos físicos, mentales y emocionales que nos conforman, son inseparables y se afectan los unos a los otros. La terapia craneosacral biodinámica reconoce esta interconexión.
Todos los sistemas del cuerpo están ligados al sistema craneal por medio de los nervios y los tejidos adherentes, por lo que a su vez su estado puede manifestarse en todos los tipos de tejidos óseos, tejido blando, sistema nervioso, órganos internos, líquidos y el sistema energético del cuerpo.

El sistema craneal se evidencia por medio de pulsaciones rítmicas.

Un Ritmo Craneal correcto, completo y suave es síntoma de vitalidad, de bienestar y de salud.

Un Ritmo Craneal acelerado es síntoma de bajo nivel de vitalidad provocando trastornos y enfermedades.

Las causas pueden ser diversas: Traumas físicos y/o emocionales, desequilibrios estructurales, tensión muscular, inflamaciones, etc. Estos trastornos se registran en los tejidos del cuerpo produciendo bloqueos: círculo activo de trastornos crónicos.

Es una terapia orientada a la sabiduría natural del cuerpo, permitiendo procesos innatos inteligentes que son los que permiten llevar a cabo los auténticos cambios.

 

 

¿Qué problemas puede resolver o aliviar?

Dolor de espalda   .   Problemas de cervicales   .   Problemas lumbares/Ciática   .   Hernia discal   .   Migrañas    .   Mareos   .   Sinusitis   .   Insomnio    .   Trastornos neurovasculares

Traumas de nacimiento en bebés y niños  .   Traumas de accidentes   .   Traumas emocionales   .   Estrés   .   Ansiedad y Tensión  .   Depresión

Disfunción postquirúrgica   .   Disfunción inmunológica   .   Fatiga crónica

 

Historia de la Terapia Craneosacral Biodinámica: de dónde procede la Técnica…

Todas las vertientes de la terapia craneosacral se originan en William Sutherland, un osteópata estadounidense y discípulo de Andrew Tyler Still a finales del siglo XIX.
Fue el primero en identificar el sistema craneal como un sistema fisiológico que, junto con el cardiovascular y el respiratorio forman los tres sistemas de vida principales. 

A partir de su trabajo, otros han llevado esta especialidad a sus propios campos.

Sutherland, a quien le habían enseñado que los huesos del cráneo son inmóviles, se percató de que esto no era cierto. Los segmentos craneales individuales estaban diseñados para moverse ligeramente, de manera que era posible ajustarlos poco a poco y suavemente, de una manera no invasiva, para mejorar el movimiento conjunto, el flujo de los fluidos y la salud general.

Sutherland denominó a este sistema el “mecanismo respiratorio primario” acorde a su teoría, dónde sostiene que éste es la fuente de vida.

Entre las variantes desarrolladas por los seguidores de Sutherland está la Terapia Cráneosacral Biodinámica (BCT, en sus siglas inglesas).

Esta forma de terapia craneosacral fue desarrollada principalmente por Franklin Sills y se fundamenta en un concepto conocido como el Aliento de la Vida, según el cual el tejido del cuerpo es capaz de moverse y respirar.

 

 

Más información acerca de la Terapia

El Sistema Craneal se evidencia por medio de pulsaciones notorias en todas las partes del cuerpo así como el sistema cardiovascular lo hace a través de latidos y el respiratorio por medio de las respiraciones.

Anatomía del sistema Cráneo Sacral

Las estructuras que componen el Sistema Cráneo Sacral son:

  • El cerebro y la médula espinal
  • Los tejidos adherentes que envuelven la médula espinal y el cerebro
  • El líquido cefalorraquídeo
  • El cráneo
  • El sacro

Todos los sistemas están ligados al sistema craneal por medio de los nervios y los tejidos adherentes, por lo que a su vez su estado puede manifestarse en todos los tipos de tejidos óseos, tejido blando, sistema nervioso, órganos internos, líquidos y el sistema energético del cuerpo.

El sistema craneal se evidencia por medio de pulsaciones rítmicas, el Ritmo Craneal, que un terapeuta experto podrá percibirlas en cualquier parte del cuerpo.

Un Ritmo Craneal correcto, completo y suave es síntoma de vitalidad, de bienestar y de salud.

El Ritmo Craneal acelerado es síntoma de bajo nivel de vitalidad provocando trastornos y enfermedades. Las causas pueden ser diversas: Traumas físicos y emocionales, desequilibrios estructurales, tensión muscular, inflamaciones, etc.

Cada trastorno es registrado en distintos niveles quedando grabados en nuestro cuerpo en una especie de «memoria de los tejidos». Esta memoria, genera un círculo activo de trastornos crónicos.

El tratamiento ofrece la posibilidad de recuperar un estado de salud general tanto física como emocional, desbloqueando a niveles profundos del cuerpo.

Entre las variantes desarrolladas por los seguidores de Sutherland está la Terapia Cráneosacral Biodinámica (BCT, en sus siglas inglesas).

Esta forma de terapia craneosacral fue desarrollada principalmente por Franklin Sills y se fundamenta en un concepto conocido como el Aliento de la Vida, según el cual el tejido del cuerpo es capaz de moverse y respirar.

El movimiento rítmico del fluido cerebroespinal se genera en el eje central del cuerpo y se transfiere a los huesos más periféricos, al tejido conectivo y a todos los órganos del cuerpo. Gracias a ello se convierte en un movimiento de cuerpo entero.

Es una terapia orientada a la sabiduría natural del cuerpo, permitiendo procesos innatos inteligentes que son los que permiten llevar a cabo los auténticos cambios.

En el enfoque de la biodinámica, el proceso de curación viene desde el mismo paciente, no desde el exterior, ni desde el profesional, quien con el contacto de sus manos basa el tratamiento en la escucha y el apoyo al proceso de curación.

 

¿A quién y cómo le ayudará la Terapia Craneosacral Biodinámica?

TCB ayuda a todo el mundo. El tacto es suave, pero firme y tranquilizador. Los pacientes informan de un sentimiento general de bienestar que se prolonga mucho más allá del tratamiento. TCB complementa los procesos de curación natural del cuerpo y ayuda a desbloquear un amplio espectro de problemas emocionales y físicos que ocasionan dolor y discapacidad. Se utiliza cada vez más como una medida de salud preventiva que fortalece la resistencia a la enfermedad.

En muchos de los casos, el paciente tiene la capacidad de vivir la relación entre las dos dimensiones, la fisiológica y la emocional, a través de sensaciones durante el tratamiento, revelando la posibilidad de liberar situaciones traumáticas vividas en el pasado y patrones emocionales junto a restricciones físicas que ocurrieron a raíz de dichos traumas.

 

¿Cómo funciona?

La terapia craneosacral no utiliza la manipulación física para lograr cambios, sino que asiste a los ritmos naturales del cuerpo, por medio de toques suaves, a modo de apoyo. Este tratamiento no puede ocasionar ningún daño. Es suave y no invasivo, y los pacientes regulan el ritmo y alcance del tratamiento utilizando sus propias reservas y potencial interior.

El terapeuta ejerce un suave tacto sobre el paciente centrándose especialmente en la cabeza y en el hueso sacro así como también en distintas partes del cuerpo. Su función es la de escuchar y detectar zonas de baja vitalidad y energía y usar su cuerpo y su mente para ayudar al paciente a restablecer su salud, activando la pulsación rítmica craneal fomentando así el bienestar del paciente.

Nuestros propios aspectos físicos, mentales y emocionales son inseparables y se afectan los unos a los otros. TCB reconoce esta interconexión y la utiliza para ayudar al cuerpo a tratarse a sí mismo.

El tratamiento se realiza estirado en una camilla con ropa cómoda.

Algunas aplicaciones de La Terapia Craneosacral Biodinámica 

Terapia craneosacral biodinámica para el tratamiento de migrañas

Los dolores de cabeza y migrañas pueden ocurrir como consecuencia de una pulsación rítmica distorsionada en la zona de los hombros, cuello y cabeza.
Las causas de las mismas pueden ser varias: partos traumáticos, caídas, postura incorrecta y tensión. En el transcurso del tratamiento se revisan las pulsaciones en el diafragma, el cuello y en los huesos del cráneo. El tratamiento le permite a las pulsaciones fluir de forma vital y equilibrada ayudando así a liberar la sobrecarga en el sistema nervioso devolviendo al cuerpo su elasticidad.

Terapia craneosacral biodinámica para el embarazo

El tratamiento es sumamente apropiado en la época del embarazo. Esta época se caracteriza por un aumento de peso y cambios físicos notorios. A raíz de los mismos, aumenta la carga sobre el esqueleto, los músculos y los tendones. La cadera se ensancha, la futura madre se encuentra en un estado emocional delicado, sembrado de dudas y emociones.
El delicado tratamiento ofrece un apoyo al sistema nervioso central y al relajamiento correcto de la musculatura logrando así una mejora física y emocional. El tratamiento se implementa a partir de la sexta semana.

Terapia craneosacral biodinámica para niños con TDA y TDAH

Muchos niños que sufren de disfunciones de la atención y/o hiperactividad y otras discapacidades de aprendizaje presentan severas dificultades para sentarse en un mismo lugar y concentrarse. Sus vidas transcurren en un continuo ambiente interno de intranquilidad y/o padecen de problemas para dormir y les es dificultoso realizar y finalizar una tarea. Como consecuencia de esto, manifiestan una baja autoestima con altas posibilidades de que sus relaciones sociales se vean afectadas.
El tratamiento mejora el equilibrio del sistema nervioso central y autónomo, liberando presiones cerebrales y desbloqueando obstrucciones emocionales. El niño logrará de este modo una mejoraría de su estado sintiéndose más tranquilo y con una mayor capacidad de atención tanto interna como externa.
Cuanto más pronto se realice el tratamiento en los niños- en edades más tempranas- más fácil será la efectividad del mismo, pudiendo impedir futuras complicaciones y aumentar su potencial.

 

Terapia craneosacral biodinámica para bebés

 

El nacimiento es uno de los eventos más difíciles que sufre el cuerpo durante su vida. Unas fuerzas enormes son ejercidas sobre el bebé. La cabeza del recién nacido tiene la capacidad increíble de hacer frente a esas presiones. Durante el parto, para reducir el tamaño del cráneo, los huesos blandos de éste se desplazan uno sobre otro durante el descenso del feto. En una situación normal, el mentón se retrae en dirección al pecho para reducir el tamaño del cráneo en su camino desde el claustro materno al exterior. A consecuencia de ello muchos recién nacidos presentan asimetrías en la forma de su cabeza.

Cuando el bebé succiona a través de su boca o llora, regresa su cráneo a su forma natural. Pero en muchos casos el movimiento no es suelto / libre del todo, en especial después de un parto difícil, y por esa razón la criatura sufre tensiones en su cabeza y cuerpo.

La Terapia Craneosacral Biodinámica ayuda a los bebés que han nacido:

  • Con fórceps
  • Tras partos muy largos
  • Por Cesárea
  • Con falta de espacio en el útero, en caso de parto de gemelos y/o mellizos
  • Con alta tensión muscular de la madre en la zona pélvica y/o abdominal que limita el movimiento al final del embarazo.

Para bebés que sufren de:

  • Meningitis
  • Dificultades del sistema inmunológico
  • Dificultades para mamar
  • Otitis
  • Otras dolencias o infecciones

En qué consiste el tratamiento

El tratamiento se realiza mediante un contacto muy suave para descubrir las restricciones del sistema.
El terapeuta está entrenado para escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad, sobre todo en cráneo y cadera, lugares en los cuales las membranas se unen y mantienen al cráneo y a la columna en su lugar. El tacto suave ayuda a las fuerzas de curación naturales del bebé a liberar y a curarse.

El objetivo es que a diferencia de otros tratamientos en los cuales el terapeuta obliga a los tejidos a liberarse, con el Craneosacral, el bebé está sostenido para accionar el conocimiento interno y su potencial interior de acuerdo a su ritmo natural.

Este método no provoca reacción en el cuerpo y sirve tanto para tratar una gran variedad de dolencias que están relacionadas con problemas graves en el sistema óseo, muscular y nervioso como para reducir tensiones.

 

Casos y sus causas en los que la Terapia Craneosacral Biodinámica ayuda a los bebés

Un bebé que llora o que se enoja con facilidad: un bebé que llora excesivamente al que hay que acunar hasta que se duerma, que prefiere que lo tengan en brazos, sin ninguna razón aparente, quizá tenga una presión continúa en su cráneo, que puede provenir de un parto difícil, de fórceps, etc. y al estar acostado, esta sensación va en aumento.

Dificultades a la hora de comer: le lleva mucho tiempo hacerlo, tardan en succionar para comer. La causa, una presión mecánica en su cabeza desde adentro y en el cuello a consecuencia de una cesárea.

Dolores de estómago: hay bebés que lloran excesivamente por gases, cólicos, vomitan la leche entre los amamantamientos. En muchos casos, se agrava durante la noche. La causa, el nervio que va al estómago desde el cráneo está irritado desde su origen y puede entorpecer la digestión. Puede ser que la tráquea se dilate o se tuerza. Hay casos en los cuales una válvula que no cierra, provoca que toda la comida salga afuera, esta situación exige de un tratamiento médico urgente.

Dificultades para dormir: el bebé duerme durante periodos muy cortos, pudiendo dormir poco durante el día o la noche, se despierta ante el menor ruido. La causa, presión sobre el cuadro de huesos y cartílagos del cráneo. Con el tiempo y la edad la criatura puede desencadenar otros problemas.

Infecciones: las presiones del parto debilitan el sistema inmunitario, por tanto, el bebé está expuesto a más infecciones, como por ejemplo las infecciones de oídos reiteradas. La compresión del parto ejerce presión sobre los huesecillos del oído y a su alrededor, lo que provoca un desarrollo erróneo de los canales de aire del oído.

Problemas de conducta y dificultades de aprendizaje: Problemas de concentración, nervios corporales, problemas para estarse quieto en silencio, hiperactividad, tendencia a cambiar la atención de una cosa a otra. La compresión craneal en el momento del parto produce incomodidad en el niño y dificultades a la hora de mantener la misma postura durante un tiempo.