Técnica Alexander · Terapia Craneosacral Biodinámica
 

Técnica Creaneosacral Biodinámica para bebés

El nacimiento es uno de los eventos más difíciles que sufre el cuerpo durante su vida. Unas fuerzas enormes son ejercidas sobre el bebé. La cabeza del recién nacido tiene la capacidad increíble de hacer frente a esas presiones. Durante el parto, para reducir el tamaño del cráneo, los huesos blandos de éste se desplazan uno sobre otro durante el descenso del feto. En una situación normal, el mentón se retrae en dirección al pecho para reducir el tamaño del cráneo en su camino desde el claustro materno al exterior. A consecuencia de ello muchos recién nacidos presentan asimetrías en la forma de su cabeza.

Cuando el bebé succiona a través de su boca o llora, regresa su cráneo a su forma natural. Pero en muchos casos el movimiento no es suelto / libre del todo, en especial después de un parto difícil, y por esa razón la criatura sufre tensiones en su cabeza y cuerpo.

Bebé

La terapia craneosacral biodinámica ayuda a los bebés que han nacido:

  • Con fórceps
  • Partos muy largos
  • Por Cesárea
  • Falta de espacio en el útero en caso de parto de gemelos y/o mellizos
  • Alta tensión muscular de la madre en la zona pélvica y/o abdominal que limita el movimiento al final del embarazo.

Para bebés que sufren de:

  • Meningitis
  • Dificultades del sistema inmunológico
  • Dificultades de mama en el nacimiento
  • Otitis
  • Otras dolencias o infecciones

En qué consiste el tratamiento

El tratamiento se realiza mediante un contacto muy suave para descubrir las restricciones del sistema.
El terapeuta está entrenado para escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad, sobre todo en cráneo y cadera, lugares en los cuales las membranas se unen y mantienen al cráneo y a la columna en su lugar. El tacto suave ayuda a las fuerzas de curación naturales del bebé a liberar y a curarse.

El objetivo es que a diferencia de otros tratamientos en los cuales el terapeuta obliga a los tejidos a liberarse, con el Craneosacral, el bebé está sostenido para accionar el conocimiento interno y su potencial interior de acuerdo a su ritmo natural.

Este método no provoca reacción en el cuerpo y sirve tanto para tratar una gran variedad de dolencias que están relacionadas con problemas graves en el sistema óseo, muscular y nervioso como para reducir tensiones.

Casos y sus causas en los que la terapia craneosacral biodinámica ayuda a los bébés

Un bebé que llora o que se enoja con facilidad: un bebé que llora excesivamente al que hay que acunar hasta que se duerma, que prefiere que lo tengan en brazos, sin ninguna razón aparente, quizá tenga una presión continúa en su cráneo, que puede provenir de un parto difícil, de fórceps, etc y al estar acostado, esta sensación va en aumento.

Dificultades a la hora de comer: le lleva mucho tiempo hacerlo, tardan en succionar para comer. La causa, una presión mecánica en su cabeza desde adentro y en el cuello a consecuencia de una cesárea.

Dolores de estómago: hay bebés que lloran excesivamente por gases, cólicos, vomitan la leche entre los amamantamientos. En muchos casos, se agrava durante la noche. La causa, el nervio que va al estómago desde el cráneo está irritado desde su origen y puede entorpecer la digestión. Puede ser que la tráquea se dilate o se tuerza. Hay casos en los cuales una válvula que no cierra, provoca que toda la comida salga afuera, esta situación exige de un tratamiento médico urgente.

Dificultades para dormir: el bebé duerme durante periodos muy cortos, pudiendo dormir poco durante el día o la noche, se despierta ante el menor ruido. La causa, presión sobre el cuadro de huesos y cartílagos del cráneo. Con el tiempo y la edad la criatura puede desencadenar otros problemas.

Infecciones: las presiones del parto debilitan el sistema inmunitario, por tanto, el bebé está expuesto a más infecciones, como por ejemplo las infecciones de oídos reiteradas. La compresión del parto ejerce presión sobre los huesecillos del oído y a su alrededor, lo que provoca un desarrollo erróneo de los canales de aire del oído.

Problemas de conducta y dificultades de aprendizaje: Problemas de concentración, nervios corporales, problemas para estarse quieto en silencio, hiperactividad, tendencia a cambiar la atención de una cosa a otra. La compresión craneal en el momento del parto produce incomodidad en el niño y dificultades a la hora de mantener la misma postura durante un tiempo.

Técnica Alexander · Craneosacral Biodinámica